La mitad de los menores de 12 años tiene caries por mala higiene bucal


Los odontólogos recomiendan a los padres que habitúen a sus hijos, desde muy pequeños, al uso del cepillo de dientes para evitar la aparición de problemas bucodentales graves

La inadecuada higiene bucal está teniendo grandes consecuencias en la salud dental de los niños menores de 12 años. Los últimos resultados de la encuesta de salud bucodental en adolescentes publicada por el salón Expodental de Ifema destaca que la mitad de los menores de 12 años sufre caries a causa de una inadecuada higiene. Estas cifras todavía son más alarmantes en la época de la adolescencia, ya que seis de cada diez niños menores de 15 años tiene alguna muela picada. El director de la Unidad Bucodental de Atención Primaria del Instituto Catalàn de la Salud al Camp de Tarragona, Ramiro Solé, cuestionó esas cifras y señaló que «los niños tarraconenses tienen pocas caries», aunque el CAOD –índice de dientes cariados ausentes y obturados– «ha repuntado con el fenómeno de la inmigración porque según la zona, varían los hábitos de higiene dental».



Los últimos datos señalan que cuatro de cada diez niños tarraconenses de seis años tienen alguno de sus dientes temporales con caries. Por su parte, el cinco por ciento de los niños de entre tres y cuatro años están seriamente afectados por problemas bucodentales en la mayoría de sus dientes. Debido a ello, los dentistas recomiendan a los padres «que eduquen en el uso del cepillo a sus hijos cuanto antes mejor para que ayuden a prevenir la aparición de enfermedades como la caries o la gingivitis». Además, subrayan que «debe ser el padre o la madre quien ayude al niño en su higiene bucal para así aprender de forma correcta y no dejarse ningún rincón –incluso las encías– por limpiar».

Desde que son bebés Las asociaciones de profesionales aconsejan a los padres que lleven a sus bebés a los dentistas a partir de los seis meses para poder realizar una prevención eficaz y orientarles mediante consejos. El dentista Guliano Beltrán –que ejerce en la Clínica Dental Anton Massagué de Tarragona– señala que «la población no es consciente de que el cuidado de la boca debe iniciarse cuanto antes mejor».

Al bebé le sale el primer diente a los seis meses. A los tres años ya los tiene todos. «Hasta los doce años, la atención bucal debería ser gratuita», reivindica Beltrán. «Y las campañas de prevenció deberían tratar a los niños desde los tres años. Ahora, hay pequeños que apenas nueve años que nos llegan con los dientes totalmente destrozados».

Los bebés se enfrentan, desde pequeños, a las caries del biberón, y el primer molar definitivo sale a los nueve años. «Los padres deberían entender que son dientes que no vuelven a salir. De esta manera, si el niño viene con regularidad al dentista, podremos solucionar los problemas de la boca». Sin embargo, Beltrán reconoce que «las anomalías de la boca en los niños son difíciles de detectar, generalmente porque el niño no se deja». Por eso, los odontólogos también recomiendan que los niños vayan de pequeños al dentista para familiarizarse con él. Además, los profesionales recomiendan algunas medidas de prevención de caries que consisten en la limpieza bucal con gasas para la lengua y las encías o el uso del cepillo dental.

El papel en la escuela Tarragona es una de las demarcaciones pioneras en las campañas de prevención e higiene bucodental dentro de la escuela. Desde hace años, el Departament de Salud se desplaza a las aulas para determinar, de cerca, con qué regularidad se limpian los dientes los más pequeños de la casa.

Ramiro Solé destaca que «hacemos actividades educativas –como el enjuague en flúor– y también inspecciones para determinar la salud y la higiene dental de los niños». Además, y si se detectan caries u otras anomalías, «se las puede tratar en la consulta del Hospital Joan XXIII». El odontólogo determina que «para prevenir la caries, es clave la educación higiénica y la dietética». Y esta última es la más difícil de prevenir en los niños.

Por su parte, el presidente del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Tarragona, Jesús Albiol, explica que «además del abuso de azúcares, los dientes de los niños se exponen a la falta de leche o problemas de la boca que se heredan», como la debilidad de los molares. Albiol añade que «para habituar a un niño a limpiarse los dientes, lo mejor es que vea que su padre o su madre también lo hacen».