MALOS HÁBITOS ORALES: ¿Cuales son las Consecuencias?


Desde temprana edad, nos hacemos de habitos que modifican y alteran las estructuras craneales y faciales.

Estamos hablando de la deglución atípica, succión del chupete, succión del dedo, o labios, mas alla de los dos años de vida.

Diferencias entre la deglución atípica y deglución normal

Deglución normal: Se caracteriza por:
a. Al tragar, los dientes están en contacto
b. La mandíbula inferior estabilizada (no se mueve)
c. La punta de la lengua se coloca contra el paladar, arriba y detrás de los incisivos.
Contracción mínima de los labios durante la deglución (los labios no se deberían mover al tragar).

Deglución atípica: Se caracteriza por:
a. Al inicio de la deglución la lengua se sitúa entre los incisivos, contactando con el labio inferior.
b. Durante la deglución existe un adelantamiento de la lengua con la mandíbula abierta.
c. En reposo se crea un movimiento anterior de la lengua con la mandíbula ligeramente abierta y la punta entre o sobre los dientes anteriores.

Es decir, normalmente tienen la lengua colocada entre los dientes sin llegar a cerrar la boca del todo.

De este modo las personas con una deglución atípica tendrán una mordida abierta en la zona donde colocan la lengua entre los dientes (en esa zona no llegarán a contactar los dientes superiores con los inferiores).

Leer también : Malos HÁBITOS ORALES pueden acabar con la presentación facial de sus hijos

La deglución atípica puede ser causa de algún otro problema que haya creado una mordida abierta (falta de contacto entre piezas superiores e inferiores), como podría ser el hábito de chuparse el dedo, o puede ser la causa principal de la maloclusión.

En estos casos es importante ser consciente de solucionar la deglución atípica y la interposición de la lengua, porque si no, no se podrá solucionar la maloclusión por que será una lucha de la fuerza que hace la ortodoncia por cerrar la mordida y la fuerza de la lengua colocada entre los dientes que lo impide.

Recomendaciones
Como primer consejo, en el sentido de la prevención, diremos que debe retirarse el uso del chupete a los dos años.

Si se tratara de la succión del dedo o la interposición lingual o que el niño sustituye el chupete por otro hábito parecido, lo tenemos más difícil ya que está en relación a una manera de obtener placer que no se quiere abandonar, de manera que a menudo la colaboración de un psicoterapeuta y un logopeda se hace necesaria para desterrar el hábito.

Estas deficiencias frecuentemente producen dificultad para pronunciar correctamente ciertas palabras (ceceo, dificultad con la rr, etc).

Si el hábito se abandona tempranamente, se corrige la mordida abierta espontáneamente, si no conseguimos la colaboración del paciente podemos colocar una rejilla lingual o una parrilla lingual que evite la posibilidad de repetir el hábito y permita la erupción normal, si se coge tempranamente.

De esto se ocupa la ortodoncia interceptiva, como los aparatos antes mencionados, y ademas aquellos que corrigen hábitos de respiración bucal y estimular el fortalecimiento de los labios que están fláccidos que cumplen una función de contención de los dientes anteriores.


Youtube / AmerDentalAssnEsp



Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: