Ingesta de acido fólico reduce riesgo de padecer labio leporino


La ingesta de suplementos con ácido fólico antes del embarazo y en el principio de este, puede reducir a un tercio la probabilidad de que un bebé nazca con labio leporino o paladar hendido, sostuvo el director de servicios de Salud del Ministerio de Salud (Minsa), Javier Correa.

Correa explicó que el labio leporino y/o paladar hendido es un defecto que se produce en la etapa temprana del embarazo y por múltiples causas como el consumo de cierto tipo de medicamentos.

Leer también : LABIO LEPORINO: Cuidados en bebés

Señaló que todos los fetos tienen una abertura en el labio y en el paladar durante la etapa temprana del embarazo y con el desarrollo fetal normal, estas aberturas se cierran. Si una de estas aberturas, o ambas, no cierra, el resultado es una hendidura oral-facial.

"Sabemos que el ácido fólico trabaja en la formación del sistema nervioso central y reduce el riesgo de desarrollar defectos como la espina bífida (afecta a la columna vertebral y produce cierto grado de parálisis en las piernas y problemas de control de la vejiga e intestinos), anencefalia (el bebé nace con el cerebro y el cráneo subdesarrollados) y el labio leporino y/o paladar hendido, ratificó.

El ácido fólico se encuentra en los vegetales, frutas cítricas, frijoles y granos enteros. También está presente en la harina y en otros alimentos fortificados y puede ser considerado como un suplemento vitamínico.

La dosis dietética diaria recomendada de ácido fólico para los adultos es 500 a 1000 microgramos y en el embarazo se requiere el doble.

Riesgos
Los riesgos de que un bebe desarrolle estos defectos aumentan si se ha tomado ciertos medicamentos que contengan corticoides, o ácido retinoico.

También afecta el consumir alcohol, padecer alguna enfermedad o infección y tener una deficiencia de ácido fólico al momento de concebir o durante la primera etapa del embarazo.

Los bebes que nazcan con este defecto presentarán problemas de alimentación, con el desarrollo del habla, problemas dentales, incluyendo falta de dientes, especialmente cuando el labio leporino se extiende hasta el área de las encías superiores e infecciones recurrentes del oído medio, además de problemas sicológicos.

El diagnóstico del labio leporino se puede realizar desde las 13 semanas de embarazo mediante una ecografía genética y permitirá a los padres y al equipo médico planear por adelantado el cuidado del bebé.

Recomendaciones
Las mujeres embarazadas y las mujeres que pretendan embarazarse pueden hacer lo siguiente para ayudar a prevenir las hendiduras orales-faciales en sus hijos: consumir ácido fólico diariamente por lo menos seis meses antes de salir embarazadas y durante toda la gestación, en especial durante el primer trimestre.

Asimismo, evitar fumar o ingerir alcohol durante el embarazo, tomar medicamentos sólo como lo indique el médico, así como tener cuidados prenatales tempranos y de manera regular.

Fuente: Andina



Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: