ODONTOPEDIATRÍA: Consideraciones preoperatorias para anestesia en niños


Debe de recordarse siempre la importancia de preparar debidamente a los pacientes nerviosos o excitados.

Aunque es innecesario automedicar a los pacientes en forma rutinaria, existen casos en que la sedación preopertaoria es de gran valor.

Cuando los pacientes presentan miedo exagerado a las operatorias dentales, la administración de un barbitúrico de corta duración o mejor de un ataráxico, no solo moderará el temor sino que facilitara la cooperación a tarea del dentista.

Además este método producirá un ahorro notable del tiempo.

En la preoperatoria del paciente es importante utilizar fármacos cuyos efectos cesen antes de que la persona abandone la consulta o que, de producir efectos secundarios, estos sean insignificantes, hay que recordar en individuos sensibles, la administración de barbitúricos antes de la anestesia produce a veces síntomas de excitación.

Puede suceder tales casos como:

Leer también : ¿Si estoy embarazada, puedo ir al dentista?

Lipotimia.- (periodo de inconsciencia debido a anorexia cerebral). Esta es una de las complicaciones más comunes al emplear anestesia local. Los síntomas clínicos se parecen a los de shock: el paciente palidece, su piel se pone fría y sudorosa, el pulso es rápido y la tensión arterial cae algo, aunque transitoriamente. La lipotimia responde muy rápidamente a tratamientos sencillos.

TRATAMIENTO.- Se coloca la cabeza del paciente más bajo que el cuerpo para facilitar la circulación del cerebro; se da una inhalación armónica y se aplica una toalla frían en la cara.

El sincope usualmente puede evitarse: inyectando la solución anestésica lentamente, observando el cabio de color del paciente durante la inyección, usando agujas afiladas, aplicando anestesia tópica, empleando bajas concentraciones de epinefrina, o un vasoconstrictor mejor tolerado, administrando medicación previa, manejando adecuadamente al paciente.

SHOCK.- Esta reacción similar al sincope, es mucho más intensa, con descenso súbito de la presión arterial y del volumen de sangre circulante. Se pierde la conciencia y el pulso se hace más rápido y débil. Se parece al shock operatorio primario, puede ser debido a la inyección intravascular del anestésico, requiere a veces medidas de urgencia.

TRATAMIENTO.- Se coloca al paciente en posición supina, con la cabeza baja y adminístresele un estimulante cardiaco y respiratorio. Aunque la idiosincrasia a los anestésicos locales es rara, debe averiguarse cualquier antecedente de reacción intensa, y en caso afirmativo evitar la medicación.

Fuente: odontologosecuador.com




Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: