SALUD BUCAL: ¿El chupón en los bebés, daña verdaderamente sus dientes?

Dar chupón a los niños cuando lloran es un recurso común entre los pades: en la mayoría de bebés, el chupón calma el llanto simple y llanamente a través de la succión (que sustituye a la succión del pecho de la mamá), ayuda a conciliar el sueño y reduce el estrés y el dolor, por ejemplo, cuando empiezan a salir los dientes.

bebé-chupón

Todas ellas situaciones que pueden provocar ansiedad en los papás, es motivo de controversia: ya en 2011, el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría elaboraba una revisión de la relación entre el chupón, la lactancia y el síndrome de muerte súbita, basándose en las recomendaciones e investigaciones en este terreno dentro del ámbito internacional.


¿Pero daña verdaderamente sus dientes?

La creación de una dependencia temprana en el niño con el chupón, puede provocar posibles efectos perjudiciales en la correcta alineación de los dientes, y más concretamente en la mordida cruzada. Estos efectos, sin embargo, y tal y como explican los expertos en salud dental de Sanitas, serían pasajeros y reversibles entre los niños menores de tres años.

Según explica la odontóloga Patricia Zubeldia, es necesario ejercer una presión constante durante varias horas seguidas al día para que las malformaciones sean apreciables a esta edad. De ahí que sea aconsejable acostumbrar a los niños a limitar su uso desde mucho antes, reduciéndolo a momentos puntuales siempre que sea posible.

Recomendaciones para quitarles el chupón

1. La interrupción del uso del chupón puede ser paulatina (por ejemplo, reduciendo su uso solamente a momentos muy concretos), pero no se debe castigar ni hacer que el proceso resulte traumático para los niños, recomiendan desde Sanitas. Es importante no gritar o enfadarse, y recordar que cada niño tiene sus propios ritmos y tiempos.

2. Entre los niños más mayores que no son capaces de decir adiós al chupón, el pediatra puede ser el encargado de explicarles por qué deben prescindir de él, y las consecuencias negativas para sus dientes.


3. Aunque el chupón es el recurso de muchos padres para amortiguar las situaciones de mucho estrés, el mejor consejo para retirarlo sin que resulte una experiencia traumática es hacerlo a tiempo. “El momento ideal para que el bebé abandone el chupete es alrededor de los seis meses, de esa manera no se corre el riesgo de que se produzcan malformaciones dentales.