TABAQUISMO: Relacionan el tabaquismo pasivo con el riesgo de caries en niños

La aparición de caries en los niños es un riesgo más del tabaquismo pasivo, o la inhalación del humo de segunda mano, dijo un estudio en los Estados Unidos.

Los niños expuestos al humo de cigarrillo en el ambiente desarrollan concentraciones sanguíneas altas de cotinina, un producto intermedio de la nicotina,

tabaco-niños-caries

y esos niños tienden a sufrir más caries en sus piezas temporales, o dientes primarios.


"La exposición al humo de tabaco casi duplica el riesgo de un niño de padecer caries", dijo el pediatra y autor del estudio, Andrew Aligne, quien dirigió a un equipo de investigadores de la Universidad de Rochester, la Universidad de Nueva York y el Centro de Investigación en Salud Infantil.

"Eso nos da más piezas de información de que el tabaquismo pasivo es dañino para los niños y que todos ellos merecen crecer en un ambiente libre de tabaco\", agregó.

Los investigadores, cuyo estudio fue publicado en el Journal of the American Medical Association, estudiaron a 3.500 niños con edades de cuatro a 11 años y concluyeron que una cuarta parte no habría desarrollado caries en sus piezas primarias si se hubiera eliminado el humo del ambiente.

Hay la creencia común de que el consumo excesivo de dulces causa las caries en los niños, pero contrario a esa idea, ahora se sabe que es un tipo de bacterias que se introducen a la boca, --a veces por los besos de la madre--, las que producen el ácido láctico que causa en realidad las caries.

Los dientes primarios de los niños son particularmente susceptibles porque tienen una cubierta del esmalte protector más delgada que la de los dientes permanentes.

La exposición al humo de cigarrillos inhibe la capacidad del cuerpo de estos niños de combatir las infecciones, que al inhalar el humo los hace más susceptibles a enfermedades que van desde catarro común y dolor de oído hasta caries, dijo el informe.

La saliva en la boca puede contrarrestar la acción perjudicial del ácido láctico, pero el tabaquismo pasivo también causa inflamación de la garganta, lo que conduce a la respiración con la boca abierta, lo que reseca la cavidad bucal.

Los científicos dijeron que su información fue el resultado de sondeos realizados entre 1988 y 1994, y la incidencia de caries había disminuido de manera constante con el mayor uso de agua fluorada y de las pastas de dientes con flúor.

Las caries siguen siendo la enfermedad crónica más común y los estadounidenses gastan 4.500 millones al año en tratamientos de odontología, explicó el informe.