Consideraciones básicas para el manejo del dolor en ODONTOPEDIATRÍA


Los términos de dolor y ansiedad describen dolor y miedo, y una conducta inquieta.

Debido a que el dolor y la ansiedad en los niños están correlacionados, no pueden ser evaluados independientemente.

El dolor tiene componentes sensitivos, emocionales, cognitivos, y conductuales, que están relacionados con el medio ambiente, el desarrollo sociocultural y factores contextuales; es un concepto complejo multidimensional que puede variar en calidad, intensidad, duración, localización y desagrado.

Los niños manifiestan diferentes niveles de dolor por el mismo estímulo (inyección anestésica).

La ansiedad, por otro lado, se define como una presencia de emociones o conductas durante el tratamiento dental, causada por dolor, miedo, y estrés anticipado a una situación.

Ver también : Uso racional de AINEs y antimicrobianos en odontopediatría

La ansiedad causa un daño físico. El dolor es definido como una experiencia emocional desagradable y como tal depende de vivencias previas que van incluso desde el segundo trimestre de gestación, cuando todos los mecanismos centrales encargados de la percepción del dolor están desarrollados.

Entre el segundo y tercer trimestre de gestación todas las vías necesarias para la nocicepción están desarrolladas, de manera que al nacer todas las vías aferentes de la médula y los receptores, así como los neurotransmisores, están listos para que el niño sienta dolor.

LEER ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ


R. Argueta López / R. Argueta García / A. M. Berlín Gómez




Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: