HIGIENE BUCAL: ¿Problemas dentales pueden afectar rendimiento en el 'cole'?

Libros, cuadernos, lápices, estuche… y un cepillo de dientes.

La higiene bucal no puede faltar en la mochila de los más pequeños, y es ahora, cuando todavía se hayan inmersos en pleno proceso de 'vuelta al cole', que hay que hacer mayor hincapié en enseñarles los hábitos bucodentales correctos.

caries

Al menos así lo afirman los expertos en odontología infantil de Vitaldent, para quienes los problemas bucodentales en la infancia puedan afectar al rendimiento en el 'cole', ya que limitan la capacidad de concentración y provocan la pérdida de horas escolares.

► Recomendamos: HIGIENE BUCAL de los niños es labor de los padres

La clave para evitarlo: realizar una visita al dentista una vez cada seis meses, y atenerse una serie de normas básicas, fundamentales para la higiene bucal de los 'peques'. ¿Sabes cuáles son?
  • El desayuno es fundamental, no sólo para que pequeños (y mayores) rindan 'a tope' durante el día, sino porque un desayuno saludable, seguido de su correspondiente cepillado de dientes, ayudará a que los 'peques' tengan una buena salud bucodental: estadisticamente, los niños que desayunan fuera de casa tienen más riesgo de padecer caries, al 'saltarse' el momento del cepillado.
  • Enseñar a los niños desde pequeños a cepillarse los dientes tres veces al día, una después de cada comida, es esencial para que tengan unos dientes sanos a largo plazo. Acostúmbrales a realizar esta tarea todos los días, y de manera constante.
  • A la hora de lavarse los dientes, los mayores, como en todo, son un ejemplo para los pequeños. Procura cepillarte los dientes con tus hijos delante, y haz de este momento una rutina para compartir en familia.
  • Para que los pequeños creen un hábito de higiene diario, y que la hora del cepillado no se convierta en algo aburrido, es importante esforzarse por darle un tono divertido a este momento del día. Un cepillo de dientes con personajes de dibujos animados, o una pasta de sabores, pueden motivar a los niños, y ayudarles a incorporar la rutina del lavado de dientes a su día a día. Eso si, el tamaño del cepillo debe ser el adecuado a su edad, y debes acordarte de reponerlo cada tres meses para que sea eficaz.
  • Enseñales a llevar un kit dental siempre en la mochila, y a hacer uso de él, sobre todo, si comen en el colegio. Un neceser con cepillo y pasta dentífrica serán más que suficientes para que se acostumbren a lavarse los dientes también fuera de casa.
  • Aprender a lavarse los dientes correctamente requiere tiempo, maña y práctica: asegúrate de que tus hijos utilizan poca pasta, y procura que no se la traguen, ya que el fluoruro ingerido en exceso les puede afectar los dientes, mientras que en la cantidad correcta fortalece el esmalte.
  • Comer sano es bueno para todos, en todos los aspectos. Cerciórate de que tus hijos reciben una dieta equilibrada, consumiendo los cinco grupos básicos de alimentos: lácteos, cereales, carne, pescado y frutas. Así no sólo te aseguraras de que crecen como es debido, sino que los aportes de vitaminas, fósforo y calcio diarios se traducen en unos huesos fuertes y unos dientes sanos.
  • Una de las principales amenazas de la aparición de caries entre los niños es el abuso de alimentos con alto contenido en azúcar. Sustituye los bollos y otros productos de fabricación industrial por bocadillos y fruta.
  • Lamentablemente, es habitual que los niños sufran accidentes en el cole, ya sea entre carrera y carrera del recreo, o si practican algún deporte. Para prevenir alguna que otra lágrima, y la posible rotura de un diente, proporciónales un protector bucal diseñado a medida por tu dentista.