MEDICINA BUCAL : Candidiasis Bucal en bebés

La candidiasis es un proceso relativamente frecuente en la infancia que consiste en una infección por levaduras de la cavidad oral.

Clínica

Se caracteriza por pseudomembranas blanquecinas algodonosas discretamente adheridas a la cavidad oral que se desprenden con facilidad con un depresor lingual dejando una mucosa inflamada (muguet). 

Pueden afectar el dorso de la lengua, la mucosa yugal, el paladar duro e incluso la zona faríngea.

candidiasis-bucal

A veces se manifiesta en forma de glositis atrófica, con lengua eritematosa y depapilada, o como rágadas o boqueras, con eritema y fisuras en las comisuras bucales (queilitis angular). Es frecuente su aparición después de la administración de antibióticos de amplio espectro, como resultado de la destrucción de la flora bacteriana saprofita habitual y del aumento de la capacidad patogénica de la cándida.

► Ver también: HONGOS BUCALES: ¿Qué es el algodoncillo en la boca del bebé?

Sin embargo, el hecho de que no afecta a todas las personas que utilizan antibióticoterapia indica que están implicados factores individuales. También se observa en relación con la corticoterapia (tópica, sistémica o por vía inhalatoria), quimioterapia y en el periodo neonatal, por contagio en el canal del parto. -otros factores predisponentes, menos importantes en los niños, son la higiene bucal inadecuada, la utilización de aparatos prótesicos intraorales, la diabetes y el SIDA.

Diagnóstico

El diagnóstico es fundamentalmente clínico; en casos de dudas se puede recurrir al examen directo de un frotis de las lesiones con la tinción de KOH al 10% o al cultivo en medio de Saboreau. Candida albicans es un saprofito habitual de la mucosa oral, por lo que siempre es necesario valorar, mediante la clínica, el verdadero valor de su presencia.

Diagnóstico Diferencial

El diagnostico diferencial con otras lesiones blancas de la mucosa oral, tales como el liquen plano oral, el nevo esponjoso blanco y las leucoplasia (placas blancas mucosas de etiología incierta), no suele plantear dudas. Estas lesiones no se desprenden al frotar con un depresor y cada una de ellas tiene una histología peculiar. La candidiasis atrófica lingual debe diferenciarse de la lengua aframbuesada de la escarlatina y del síndrome de Kawasaki. 


Tratamiento 

En general, ante una candidiasis oral la infección se extiende por todo el tubo digestuvo. Suelene ser suficientes los antimicóticos "tópicos" que no se absorben, tales como el miconazol o la nistatina en soluciones y grageas, administradas 4 ó 5 veces al día. En casos rebeldes son putiles los antimicóticos sistémicos, preferentemente itraconazol y sobre todo fluconazol. La administración de ácido láctico (yogur) contribuye a evitar la infección y ayuda a su resolución. 

Fuente : Patología oral  - V. García-Patos Briones



Share:

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

Facebook comments: